Translate

viernes, 10 de enero de 2014

EL SECRETO DEL HUEVO DE ORO III, de Ricardo Corazón de León

Hola, a todos. Como veis la anarquía en las publicaciones es una constante que intento evitar, pero puesto que empecé un jueves solo me paso en un día de lo que comencé aquí

Seguimos en pruebas. Se abre la veda para opiniones, críticas, propuestas y demás. Soy todo ojos.

(La pintura es de Ester Roi, autora hiper-realista contemporánea)




A continuación llegábamos a las ruinas de lo que pudo ser la primera civilización y asentamiento humano. Cuando intentamos, en presencia de las cámaras de televisión blindadas y protegidas contra el frío polar, descongelar las figuras que veíamos, solo obtuvimos agua de distintos colores. Nada permaneció sólido. Lo único que lo mantenía unido era el hielo y mediante el calor los átomos se disociaban y se convertían en polvo. Así que se optó por dejarlos como estaban mientras se experimentaba con otras técnicas diferentes que no dañaran los elementos y que nos permitiera recuperarlos y conservarlos.

            Pero, la señal, lo que estábamos persiguiendo procedía del subsuelo y nuestra misión era llegar a su origen. 

            Un día, por fin, a 985 metros, llegamos a la superficie del continente y dejamos los hielos. La superficie era dura y poco a poco se iba consolidando aún más. Las capas subyacentes eran más robustas y, de una manera extraña, llegamos a una capa tan vigorosa que rompimos muchas máquinas en un intento por seguir horadando. Los científicos que examinaron la capa encontraron que los elementos que la componían, semejantes al granito, no estaban cohesionados de una forma casual, sino atendiendo a razones técnicas. La capa se había endurecido artificialmente mediante la transformación molecular de sus componentes y ello, desde luego, era una técnica muy avanzada, de la que nosotros aún carecíamos.

La mano del hombre o extraterrestre, la había endurecido y consolidado para hacerla casi invencible, pero aún así logramos atravesarla. Después encontramos arena, una arena que geológicamente no debería encontrarse allí, por lo que Enry Lavois, el Jefe de Expediciones Polares, siguió enardecido y convencido de que estábamos en el buen camino.
(Pintura ciclópea de Michal Karcz)

La señal seguía procediendo de más abajo aún, así que seguimos expandiéndonos en la arena, previo encofrado de la misma y sujeta por una camisa metálica. Empleamos grandes aspiradoras para ir sacando la arena lo más rápido posible, y los restos se enviaban a varios de los numerosos laboratorios que había a nuestra disposición. Seguíamos excavando hasta que, finalmente, uno de los mineros nos indicó a través del casco protector y el traje termoaislante que había pisado algo duro. Helf, el ingeniero de la obra ordenó parar las chupadoras. Estuvimos allí en el escasísimo tiempo que el pesado traje que llevábamos, nos lo permitía. Richard Grey, el químico, de cuarenta y cinco años, fue el primero en apoyar su enorme rodilla en el suelo para saber de qué se trataba; se hizo el silencio, cuando Enry Lavois, acompañado de Magnus Sprert, ingeniero jefe de la expedición, de treinta y dos años, y Robert Graves, ingeniero jefe de Meteorología y geógrafo, la encantadora antropóloga Geraldine, jefe de la delegación rusa y Richard ya se hallaban allí.

Richard cavó, apartó y barrió la arena hasta dejar al descubierto una superficie ligeramente ondulada de color dorado. Golpeó con el puño de su traje, no sucedió nada, utilizó su martillo de cobre cada vez más fuerte y ni siquiera dejó una señal. Finalmente, intentó sacar una muestra con su tijera de acero al tungsteno, resbalando sobre el suelo sin arañarla.

            Tras múltiples esfuerzos por quemarla, aplastarla, romperla o disolver con todos los corrosivos y ácidos inventados no conseguimos nada. Richard se levantó, estaba perplejo.

            ─No comprendo qué lo vuelve tan duro─ dijo ─. Es prácticamente puro.
            ─ ¿El qué? ¿Qué es ese metal?- preguntó Geraldine exasperada.

            Richard era un gigante de pelo colorado, barrigón y bonachón, de movimientos lentos. Geraldine era menuda, delgada, morena y nerviosa. Era con diferencia, la mujer más bonita de la expedición. Richard la miró sonriendo.

            ─ ¿Qué? ¿No es usted una mujer? ¿Lo habrá reconocido?... ¡Es oro, madame, oro puro…!

            Robert enseguida se puso con las mediciones y el aparato de sondeo subglacial volvió a detectar la señal. Ésta procedía del interior del oro.

Cavamos agrandando la bóveda para dejar salir aquél extraño objeto, intuyendo que se trataba del Descubrimiento más épico de la Humanidad, porque esa especie de cápsula, bola gigante o huevo, que estaba hecho de oro puro, era de tal grado de pureza que era incorruptible. Obra del hombre o de los extraterrestres, en su caso, tenía que ser esto.

            Investigamos para encontrar una puerta, una falla, algo quebrado, distinto, diferente… que sugiriera la existencia de una puerta o acceso. El huevo, por llamarlo de algún modo, medía 42 metros de diámetro, lo que equivale en términos de comprensión a la altura de un edificio con dieciséis pisos, que cabría en su interior, si es que no era macizo. Para mí eran cifras exorbitantes. Los sondeos realizados obtuvieron nuevas cifras, al parecer, era hueco, tenía una pared de casi tres metros de ancho en cualquier parte.
(Foto sacada de google)


Los medios de comunicación se encontraban concentrados allí con sus mejores reporteros y fotógrafos. Todos los países que lo habían solicitado, después de ser minuciosamente investigados y registrados los periodistas y fotógrafos enviados, resultaban acreditados o no. Tenían su propia zona autónoma e independiente para no interferir jamás en las acciones llevadas a cabo. A cambio eran puntualmente informados de todo lo que sucedía en el pozo uno y en todo el área de la base polar Ibiza. Las cadenas de televisión daban cuenta diariamente de todo lo que sucedía en ella. Todos veían en sus televisores holográficos lo mismo que nosotros veíamos sobre el terreno.

La familia Didier se encontraba sentada ante el televisor disfrutando de una plácida comida.

─Si lo fundiésemos y lo donáramos a los países pobres desaparecería el hambre en el mundo─ dijo Serge, el cabeza de familia.

Victoria, la madre y esposa, opinaba que todo esto era obra del diablo y que nada bueno podía sacarse de lo que se encontrara allí y farfullaba y murmuraba para sí.

Margot, la hija mayor, de dieciséis años, seguía paso por paso todo lo que las cadenas transmitían sobre el descubrimiento y tenía una gran esperanza depositada en que el futuro de la humanidad cambiaría mucho a partir de aquél hallazgo.


James, de catorce años, con el mp6 conectado, vivía su propio mundo en ondas sonoras y holográficas que distorsionaban el espacio real en que se encontraba, trasladándolo al último concierto de Los Pulp-Zomb, el nuevo grupo de moda, y le importaba un pepino todo lo demás. Según su lema, todo lo que no se podía comer o escuchar y bailar desenfrenadamente, no tenía importancia. Y aquello era un engaño para tener al público siempre enganchado
(la pintura es de Elena Bourkingots)


Pronto descubrimos círculos concéntricos en el huevo o bola, siendo el mayor de tres metros y estaban constituidos por una especie de dientes agudos y engarzados en fila, a cada borde. Como si fuera una gran boca que intentase cerrar y soldar unos dientes con otros para convertirse en impenetrable o atacar. También podría significar, como decía Magnus, que era una especie de excavadora que podía utilizarse para salir de ese agujero relleno de arena. Pero qué hacía ahí tanto tiempo y a qué esperaba para ponerse en marcha si era así.

Las televisiones transmitieron inmediatamente la gran noticia. Ya era una novedad una construcción no natural, en estas profundidades del polo sur, pero ahora quedaba totalmente constatada por esos dientes geométricos y esos círculos concéntricos.

            El espacio en torno a la bola se fue ampliando al tiempo que dejábamos libre más espacio a su alrededor.

            Por medio de ingentes y fatigosas pruebas logramos hallar una minúscula fisura que se prolongaba en un arco alargado y que sugería el hallazgo de una puerta soldada y, a partir de ahí, construimos una plataforma para acceder a dicha puerta.
(Imagen encontrada en google)


Fue en el momento de ir a colocar los instrumentos para apuntalar cuando Richard que estaba con Geraldine, sufrió un desmayo. Despertó en la enfermería con un fuerte dolor de cabeza y una gran hinchazón del cráneo. Magnus estaba mirándole.

─ ¿Y la nena?- preguntó nada más abrir los ojos.
Magnus le calmó con un gesto.

─ ¿Qué pasó?

─ Ha habido un desmoronamiento, un derrumbe de toda la pared por encima del corredor.

Llamábamos corredor a un túnel que descubrimos a la altura de la Bola de oro, a su derecha y que contenía desechos de varias clases y se encontraba taponado, bloqueado por lo que podríamos entender como sobrantes. Este agujero supusimos que era el que se había empleado para construir esta bóveda acorazada y lo que se hallaba en su interior y desde el que se accedía al globo.

─ ¿Hay heridos?

─ Tres muertos…

Eran las primeras víctimas de la expedición. También hubo heridos pero era un suceso muy lamentable. El primero de varios.

─ Y ¿qué me ha pasado a mí? ─preguntó mientras intentaba tocarse la cabeza vendada.
─ Nada serio. Una sajadura y un trozo de granito que le he sacado, se ha mellado un poco el hueso pero no es nada grave. Mañana estará bien. Tan solo, un fuerte dolor de cabeza.

A la mañana siguiente había reunión de información en la Sala de Conferencias.

Cuando Richard asistió vestido únicamente con su bata de color rojo chillón con estrellas en azul marino y plateadas, su cinturón que le hacía resaltar aún más el voluminoso vientre y sus botas blancas de piel con pelo de oso, y su vendaje que parecía un turbante, le recibieron unas sonoras carcajadas y aplausos por parte de todos.

En seguida se levantó, Enry Lavois y le abrazó. Todos querían a ese bonachón de Richard que era capaz de hacerles sonreír en momentos de máxima tensión o de tristeza como era el presente.

Allí se encontraban todos los sabios, ingenieros y técnicos de la obra y todos los representantes de la prensa y televisión, todos ellos portando el transmisor-traductor del tamaño de una almendra.

Geraldine mostró a los presentes cómo se hallaban los trabajos actualmente, en una gran pantalla comunicada directamente con el globo áureo.
(Imagen de google del interior de una pirámide)

─ ¿Cuándo van a entrar? ─preguntó uno de los periodistas.

─ La puerta no la vamos a abrir.

Se oyó un murmullo de reprobación y voces de sorpresa.

─ No la abriremos ─ intervino Robert Graves, el segundo de a borde de Enry ─porque creemos que podrían haber instalado un mecanismo de defensa o de destrucción y podría explotar al intentarlo. Abriremos por aquí ─ y señaló con una vara de bambú un punto en la esfera.

─ Pero hay una dificultad. Las perforadoras con cabeza de brillante que tenemos han roto sus dientes sobre ese metal. Tampoco se funde con el soplete oxídrico, bueno, se funde pero se vuelve a cerrar nuevamente. Es un fenómeno que no comprendemos pero que sucede a escala molecular. Para hacer una incisión en el oro, debemos atacar a nivel de moléculas, y disasociarlas. Así que estamos esperando un soplete nuevo que es a la vez láser y plasma para poder abrirla.

                                  ***********
Continua aquí

25 comentarios:

  1. Sencillamente genial amigo mío, esto va pillando forma y cada vez está más interesante, sigue no te pares ahora!!

    Por cierto, comparto desde el botón de G+1 sin mayor problema.

    ResponderEliminar
  2. Ya me he dado cuenta de que era problema de mi ordenador. Porque ahora estoy en otro y me sale todo lo que no salía allí.
    Muchas gracias, Frank, por leer, por comentar, por ayudarme y por difundir.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Una historia muy atractiva para mis alumnos de 5º de pimaria.
    proximamente te mandaré las opinones del grupo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues muchísimas gracias. A mí que no me digan nada cuando la cosa se ponga un poco fuerte para los menores. Muchísimas gracias, Sorkide.

      Un saludo.

      Eliminar
  4. Qué no entren!!! Que no entren!!! Que eso es cosa demoníaca seguro!!!

    Genial, Ricardo. La intriga me mata!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Ramón. Muchísimas gracias por tus comentarios y advertencias que nunca están de más. Es un placer que te guste. Verás la sorpresa del experimento.

      Un saludo.

      Eliminar
  5. Esto tiene llevarse al cine
    Felicidades¡ no me queda otra que esperar....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por inmerecidas!!! Y no sé si lo llevaron al cine, jajajajaja...
      Gracias por pasarte, Olga. Te agradezco el comentario.

      Un abrazo.

      Eliminar
  6. Esto tiene llevarse al cine
    Felicidades¡ no me queda otra que esperar....

    ResponderEliminar
  7. Intrigante! Ahora no puedo dejar de leer...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias, Verónica!!! Eso es lo mejor que se le puede decir a un escritor.

      Un saludo.

      Eliminar
  8. Siempre te he dicho que esta novela es genial y que para mí tuvo una importancia capital, revolucionaria podríamos decir, casi tanto como Isaac Asimov.

    Gracias por compartir para que aprendamos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti por dejar que se enganchen y sigan leyendo sin revelar nada, jajajaja... y gracias por leerme y comentar. Te quiero mucho.

      Un abrazo.

      Eliminar
  9. Fantástico Ricardo!!!
    Me encanta la intriga... espero no dejarme las uñas en la lectura, jajajaja
    Gracias... seguiré a la espera de la llegada del soplete nuevo...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya verás, ya verás lo que sale de ahí. Es terrible!!!!
      Muchísimas gracias, Marta por tus lecturas y tus comentarios.

      Un abrazo.

      Eliminar
  10. Respuestas
    1. Pues lo tienes ya, Cristina. Búscalo que lo encontrarás, en el aquí último de esta entrada. Gracias por pasarte y comentar.

      Un abrazo.

      Eliminar
  11. Ricardo, estoy anonadado con esta novela, tiene tanta imaginación e intriga que estimula al lector a seguir leyendo. Voy rápido al capitulo cuatro al ver si entran en el huevo de oro y ver que hay dentro. Un abrazo, Sotirios.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias, Sotirios. Espero que te siga gustando igual, porque hay mucho más. Lo único que pasa es que para ser una novela es demasiada tensión e intensidad y no se puede mantener. Tendría que dejar respirar al lector pero para una novela por entregas es ideal. Es lo mejor porque pongas lo que pongas tienes intriga, acción, aventuras o cualquier cosa interesante.

      Un abrazo, Sotirios.

      Eliminar
  12. Pues sí que los comentarios. Son muy acertados, esta buenísima, cuanta información, y a seguir leyendo, lo bueno que tengo tiempo jaja, saluditos fríos amigo..

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Salomé, muchísimas gracias.

      Un abrazo muy fuerte.

      Eliminar
  13. Respuestas
    1. Ese es un efecto muy deseado que busco producir y que es muy difícil de conseguir con apenas dos capítulos.

      Así que bienvenida, Lucía!!! Muchas gracias.

      Un abrazo.

      Eliminar
  14. Genial Ricardo!! Casi tiene pinta de guión de pelo. Me está gustando mucho y este capítulo te has empezado a "estirar" con las ilustraciones. Me encanta la primera pintura, la de Ester. Abrazucu emocionado y "enganchado" a tu historia!

    ResponderEliminar
  15. Muchísimas gracias, Lucía.
    Me alegro de tu paso por aquí y de todo lo que comentas. Cierto que hay más ilustraciones y pinturas pero es que son verdaderamente escasas y no se consiguen fácilmente.

    Un abrazo muy fuerte.

    ResponderEliminar

Si quieres dejarnos un comentario, no te cortes, somos todo ojos, siempre deseosos de leerte.